Audi: proyecto 'Steppenwolf' (2001)

En el año 2000 Audi presentaba en el Salón Internacional de París un prototipo SUV cuyo eslogan rezaba "capaz de desplazarse tanto sobre superficies asfaltadas como en complicadas pistas de tierra". Después de presentar con éxito el Audi allroad quattro, este vehículo expresaba las ideas y visiones que tenían los diseñadores de Audi en cuanto a un vehículo todoterreno compacto de altas prestaciones. Este proyecto representaba la evolución del diseño de Audi en aquel momento.

Audi Steppenwolf

El proyecto “Steppenwolf”, como se denominó a este vehículo de 4 plazas y 3 puertas -con aires a los actuales Range Rover Evoque-, corroboraba el lema de la marca “a la vanguardia de la técnica”, que se convirtió en sinónimo de la marca Audi.

Este concepto de vehículo compacto brindaba a Audi una nueva oportunidad de demostrar su competencia en sistemas de tracción quattro y la experiencia acumulada en sistemas de suspensiones neumáticas variables. La base planteada por los directivos de la empresa a sus diseñadores para el desarrollo de este prototipo se podría definir de la siguiente manera: el proyecto “Steppenwolf” debía ser capaz de resolver todos los problemas de movilidad, tanto en los más dificultosos terrenos, como cuando avance a muy elevada velocidad. El “Steppenwolf” se siente en su elemento más natural tanto en la australiana zona árida del Outback como en las autopistas alemanas.

Audi Steppenwolf

El dinámico motor V6 de 3,2 litros y 225 CV (165 KW) del coche permitía que el “Steppenwolf” acelerase en menos de ocho segundos de 0 a 100 km/h. Su velocidad máxima declaraban que sobrepasaba los 230 km/h. El V6 generaba unos nada despreciables 320 Nm de par motor con un rango bastante constante.

No podía ser de otra forma: este todoterreno de Audi poseía la tracción total permanente quattro, que proporcionaba un óptimo empuje en todas las condiciones y situaciones de conducción y en todas las posibles superficies. Su embrague Haldex, dotado de control electrónico, repartía de forma adecuada la tracción entre las ruedas posteriores y las ruedas direccionales. El sistema canalizaba de modo continuado una parte de la tracción hacia las ruedas posteriores, y el diferencial autoblocante electrónico EDS aseguraba la óptima distribución de la fuerza motriz entre las ruedas de un mismo eje. Por entonces ya acuñaba el control de la estabilidad ESP, que ayuda al conductor a resolver posibles situaciones problemáticas que puedan presentarse cuando la adherencia amenaza con perderse.

Interior del Audi Steppenwolf

Un detalle destacado del proyecto “Steppenwolf” era, sin duda, su sistema de suspensiones de 4 niveles que permitía una regulación de la altura de la carrocería con un margen de hasta 60 milímetros, mecanismo que conviertía a este compacto automóvil de tres puertas en un práctico vehículo todoterreno capaz de obtener unas prestaciones excelentes sobre cualquier superfície. La enorme altura sobre el suelo, de hasta 223 mm., conseguida a través de sus diferentes niveles de altura, resulta la solución definitiva para conseguir una excelente aerodinámica a gran velocidad, a pesar de lo complicado del terreno.

Por aquel entonces -y recordamos que estamos hablando de hace más de 12 años-, los ingenieros de desarrollo de Audi anunciaban el sistema novedoso de freno electrohidráulico para las ruedas posteriores.

Audi Steppenwolf

La carrocería del proyecto “Steppenwolf” fue una interpretación muy independiente del diseño de Audi de la época. Sin embargo, el proyecto sirvió de inspiración para otros muchos proyectos de futuro de la marca de los cuatro aros. Su aire deportivo y elegancia así como la funcionalidad y la precisión geométrica podrían ser sus rasgos más característicos del prototipo. Destacaban la fluidez de las líneas, sin perturbaciones por ningún resalte ni ninguna otra ondulación innecesaria. La función y la forma convergen con una gran armonía en todas las partes de la carrocería; la aerodinámica y la estética se unen en ella de una manera inconfundible.

El “Steppenwolf” se movía entre dos fronteras. Al igual que sus míticos antecesores Audi quattro y Audi Sport quattro, el concept ofrecía la refinada técnica de un deportivo de pura raza, tanto sobre el asfalto como en las pistas de terreno.

El “Steppenwolf” aunaba y aúna la más genuina autenticidad de un estricto vehículo polivalente con la elegancia del diseño de Audi. Era un concept novedoso, y cuyo potencial proporcionaba unas experiencias más allá de todo lo que antes se hubiera considerado posible o factible. Se podría comparar con una herramienta de alta precisión pensada para desplazarse en tierras desconocidas.

 

Si te gusta, comparte o vota este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInMenéame
 

Comenta nuestra noticia o artículo


Colabora o contacta con nosotros

¿Has visto algún error? Ponte en contacto con nuestros webmasters  |  ¿Quieres publicitarte? Contacta con nuestro departamento de Publicidad.
¿Quieres ponerte en contacto con nosotros? Contacta con Motor 66.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política