Mercedes-Benz 500 E (1990-1995)

Mercedes-Benz presentaba en el Salón del Automóvil de París de 1990 el 500 E. Además de sus defensas muy resaltadas, suspensión más baja y faros antiniebla integrados, el coche era externamente idéntico a la exitosa serie W 124 de la marca de la estrella.

Mercedes-Benz 500 E

Pero con esa apariencia 'normal' escondía un poderoso motor V8 de 326 CV -240 kW- con un potencial impresionante a cualquier régimen. Aceleraba de 0-100 km/h en 6,1 segundos y la velocidad máxima estaba limitada electrónicamente a 250 km/h. Se mostraba como el 'tope de gama' de la serie W124.

Era un 'viajante' incansable con reserva de potencia suficiente para viajar a alta velocidad sin descanso; y además ofrecía las prestaciones -incluso superiores- de muchos deportivos.

El motor usaba la transmisión automática de 4 velocidades tomada del Mercedes-Benz SL 500. Pero en el 500 E se incorporaron características especiales. Se cambió el cárter por el del 4.2 litros, bajando el centro de gravedad. Para ello, se redujeron las dimensiones de las bielas, dando como resultado un motor 16,5 milímetros más bajo. Se mejoró el sistema de control electrónico de inyección Bosch, al igual que el sensor de masas de aire -caudalímetro- LH_Jetronic en sustitución del CIS-E.

En octubre de 1992, la potencia del motor se redujo a 320 CV por temas de reducción de emisiones contaminantes, por lo que a la hora de adquirir este modelo de segunda mano es un parámetro a valorar.

Mercedes-Benz 500 E

En comparación con el SL 500, el 500 E tenía una relación de transmisión más corta (1:2.82) beneficiando la aceleración y aumentando ligeramente el consumo.

El precio del Mercedes-Benz 500 E estaba marcado en 134.520 euros, más del doble de un 300 E.

El 500 E fue elaborado en estrecha colaboración con Porsche, que se unió al equipo en las primeras etapas del desarrollo para aportar su experiencia en la fabricación de coches superdeportivos.

La producción del modelo se repartió entre las plantas de Sindelfingen de Mercedes-Benz y la de Stuttgart-Zuffenhausen de Porsche. La razón de la división en la producción fue que el volumen de ventas era relativamente pequeño y que Porsche en la época de principio de los 90 pasaba por un tiempo difícil cuya ayuda en la producción del Mercedes-Benz les venía muy bien.

A mediados de la serie, la gama pasó a denominarse Clase E, lo que el 500 E pasó a llamarse Mercedes Clase E 500. Con ello hubo algunas mejoras en el modelo, parrilla delantera mejorada, maletero, radio de los pasos de rueda -más grandes- y el área alrededor de la matrícula también se modificó.

 

Mercedes-Benz 500 E

Debido a la excelencia en la potencia del coche, se hizo imprescindible equipar de serie al modelo con el ASR -control de tracción-.

La diferencia del E 500 con el E 420 -ambos con 8 cilindros en V- es que éste último no fue concebido como un sedán deportivo, sino como un coche para viajar de forma excepcional.

La producción del Mercedes-Benz 500 E -finalmente E 500- se interrumpió en abril de 1995, cuyo sucesor en junio de ese mismo año fue el E 60 AMG. Sólo 10.479 unidades se vendieron, pero muchos lamentaron no haber podido conseguir este modelo inédito de la marca, a unos prohibitivos 145.590 marcos alemanes.

La demanda de este tipo de coches -sedán deportivo- creció, y a partir de ese momento, Mercedes integró las variantes AMG de sus modelos.

Debido al volumen de producción y la fascinación de este automóvil, el 500 E se ha convertido en un clásico muy valorado. Muchas unidades ya están en manos de coleccionistas debido a la personificación de la marca Mercedes-Benz en este modelo.

 

Si te gusta, comparte o vota este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInMenéame
 

Comenta nuestra noticia o artículo


Colabora o contacta con nosotros

¿Has visto algún error? Ponte en contacto con nuestros webmasters  |  ¿Quieres publicitarte? Contacta con nuestro departamento de Publicidad.
¿Quieres ponerte en contacto con nosotros? Contacta con Motor 66.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política